Elegir un equipo para montar un media center casero


Parte 1

Introducción.

Ahora están de moda los media center, equipos conectados al televisor que sirven como reproductor multimedia de audio y vídeo, como disco de almacenamiento y, a veces, como navegador de Internet. Todo eso está muy bonito pero si tienes un pequeño equipo al que poder poner un Linux o Windows, ¿para qué quieres más?

En esta parte, vamos a ver qué deberíamos tener en cuenta a la hora de elegir un equipo que nos sirva de media center, ya que no todo es elegir la mejor CPU y mejor memoria RAM.

Parte 1. Elegir un equipo para montar un media center casero.

Parte 2. Elegir el sistema operativo para un media center casero.

Parte 3. Instalación del sistema operativo para un media center casero (Lubuntu) 

Parte 4. Software recomendado para un media center casero.

Parte 1. Elegir un equipo para montar un media center casero

Queremos montar un media center, es decir, un equipo que sea capaz de reproducir películas, música y dejarnos navegar por Internet desde la televisión.

El equipo no tiene por qué tener unos altos requisitos y creo que es fácil de encontrar o tener ya un equipo con al menos 1GB de memoria RAM y un disco duro de 40GB. He probado con uno de estas características con buen resultado pero si tiene más memoria irá mejor y el disco, con unos 10 para el sistema bastará pero seguro que querrás almacenar alguna que otra película y canciones así que mientras más también mejor.

También será necesario de disponer de acceso a Internet mediante una tarjeta de red Ethernet (recomendado) o Wifi, una tarjeta de sonido y salida de vídeo.

En cuanto a procesador, he realizado pruebas con un AMD Athlon 64 LE-1600 y una NVIDIA GeForce 6150SE con buenos resultados con Linux. A partir de ahí no debería haber problemas.

Hoy día los televisores suelen aceptar la salida VGA de una tarjeta de vídeo de PC pero si tiene salida HDMI o DVI también mejor que mejor, ya que son salidas digitales que dará una mejor calidad y tienen más posibilidades.

Pequeño tamaño. Si se coloca detrás de la televisión, junto a ella, dentro de un mueble, o cualquier otro lugar cercano, lo normal será que queramos que no se vea mucho y/o que ocupe lo menos posible. Por tanto, en función de dónde quieras ponerlo, igual debes tener en cuenta si el tamaño del equipo te importa o no.

Poco ruidoso. Sería muy molesto oír música o ver películas mientras los ventiladores del equipo están “revolucionados”. Es conveniente buscar equipos que sean lo menos ruidosos posibles.

Bajo consumo eléctrico. Es bueno tener en cuenta este dato a la hora de elegir procesadores y discos de bajo consumo, ya que si quieres dejarlo todo el día funcionando luego que no te lleves una sorpresa con la factura eléctrica.

Teclado y ratón inalámbrico. No es necesario pero ni que decir tiene que, si te quieres sentar en el sofá a poner una película quizás te interese tener unos inalámbricos. Ahora, los hay que el teclado y ratón están integrado en un mismo componente, con lo que no tienes por qué tener dos periféricos.

Frente a esto, hay muchos equipos en el mercado con estas características. Por poner algunos ejemplos tenemos los Shuttle, los eMachines de Acer o, si alguno se atreve, podría intentarlo con equipos embebidos como los de VIA Technologies. Pero siempre queda la opción de recuperar ese equipo o portátil antiguo con el que no sabíamos qué hacer.

En las imágenes, tenemos el Rapoo e9080 (izquierda) y un pequeño teclado con trackball integrado de Brando (derecha). El primero usa tecnología de touch pad (superficie táctil, tipo al que llevan los portátiles) y el segundo tecnología trackball, es decir, como un ratón al revés (la bola). Son ejemplos de teclados y sistema de ratón incluidos en un mismo elemento.

Siempre puedes optar también por un teclado de pequeñas dimensiones y un ratón normal, como el Logitech K230 (imagen de la izquierda).
En resumen, elige un equipo que se adapte a tus expectativas tanto de espacio como de capacidad de almacenamiento, potencia y salidas de audio y vídeo. Luego tu elección para controlarlo a distancia y a pasar al siguiente paso.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *