16 consejos para optimizar tu PC con Windows


Seguramente con el tiempo notes que tu PC con Windows va más lento y habrás pensado en optimizarlo. Vamos a ver en esta entrada unos consejos que pueden ayudarte para optimizar tu PC y conseguir un poco más de velocidad.

Podemos diferenciar las optimizaciones que podemos hacer a un equipo en dos tipos, hardware y software. En esta entrada vamos a ver en su mayoría optimizaciones de tipo software para sistemas operativos Windows, ya que las de tipo hardware son obvias y pasan por actualizar procesador, memoria, disco, etc. El objetivo es conseguir que nuestro equipo vaya más rápido sin más inversión en hardware.

Optimizaciones

No instalar programas innecesarios. Aunque parezca un tópico es de los mejores consejos preventivos. Si no instalas programas innecesarios tu PC irá mejor. El acumular programas redundará en que a la larga tu sistema se llene de archivos temporales, innecesarios, no usados, programas que arrancan al inicio y no usas, fragmentación excesiva del disco duro, etc.

Desinstalar programas no usados. Si no usas algunos programas o dejaste de usarlos, desinstálalos. Tener programas que no se usan es lo que suele ocurrir con el tiempo. Los instalamos pero luego no los desinstalamos y, en verdad, lo único que conseguimos es que ocupen espacio en disco y posiblemente activen tareas en segundo plano. Por tanto, elimina esos programas que no usas. Ve al panel de control, busca añadir o quitar programas, busca los programas que no uses y desinstálalos.

Arranque de programas durante el inicio. Muchos programas arrancan también durante el inicio del sistema operativo Windows. Eso ralentiza mucho el arranque ya que tu PC no sólo cargará el sistema sino también todos esos programas aunque luego no los utilices. Revisa qué programas arrancan durante el inicio y desactiva los que no suelas utilizar. Para ello, pulsa Inicio y ejecuta el programa “msconfig”.

Desactivar indexación de archivos. La indexación sirve para que Windows pueda mostrarte los archivos rápidamente al usar la funcionalidad de búsqueda. Si no usas esta funcionalidad, esta optimización mejorará bastante la velocidad de tu PC. Pulsa en Mi PC, clic derecho en el disco duro, Propiedades y desmarca la opción de mantener la unidad indexada.

Instalar algún antivirus, spyware y anti-malware. Lo ideal es instalar algún programa que hiciera todas esas funciones. También es aconsejable actualizar Windows ya que entre las actualizaciones suelen ir correcciones de seguridad en este sentido. Estos programas evitarán que otros maliciosos se apoderen del rendimiento de tu PC haciendo tareas nada buenas.

Instalar un bloqueador de anuncios web. Hay conocidas muchas páginas web con publicidad agresiva. Puedes usar programar tipo AdBlock Plus, del que ya hablamos en este blog, para bloquear publicidad agresiva de ciertas páginas web.

Utilizar programas que ayuden a optimizar el sistema. Hay muchos programas que ayudan a optimizar el sistema. Hay que utilizarlos con cuidado ya que a veces pueden hacer más de lo que deberían pero, en general, ayudarán. Entre ellos, está el famoso CCleaner, que permite, entre otras cosas, eliminar archivos temporales, desinstalar programas, optimizar el registro, etc.

Revisar espacio en disco duro. Es bueno intentar tener al menos un 15% del espacio del disco duro libre para conseguir que el PC funcione más fluido. Ese espacio puede ser utilizado por el sistema y las aplicaciones para archivos temporales, por ejemplo. Para ello, pulsa en Mi PC y haz clic con el botón derecho en el disco duro y mira en propiedades.

Liberar espacio en disco duro. Puedes ejecutar el limpiador de disco de vez en cuando para liberar al disco de archivos innecesarios. Pulsa en Mi PC, clic derecho sobre el disco duro, Propiedades y en la pestaña General busca liberar espacio en disco. Selecciona qué archivos eliminar, como por ejemplo, los archivos temporales.

Defragmentar el disco. La defragmentación consiste en ordenar los archivos en el disco duro de forma que, físicamente, todas las partes de cada archivo estén grabadas de forma consecutiva y no dispersas por el disco. Esto mejora la velocidad de lectura ya que el cabezal del disco puede leer un archivo entero posicionándose encima de la zona donde está grabado sin tener que dar saltos por el disco. Esta mejora puede lograr velocidad si tu disco tiene mucha fragmentación. Si tiene mucho tiempo sin defragmentar es una opción para mejorar un poco. Pulsa en Mi PC, clic derecho en el disco duro, Propiedades, Herramientas y Defragmentar.

Chequear el disco de errores. Esto puede ser un último recurso ya que es un proceso lento y ganarás poca velocidad. Lo normal será que no existan errores aunque dependerá de cómo se haya tratado al disco (movimientos bruscos, golpes, picos eléctricos, años, etc). Pulsa en Mi PC, clic derecho en el disco duro, Propiedades, Herramientas y Chequear disco.

Añadir memoria RAM al PC. Esta es una optimización hardware que puede dar muy buenos resultados. Muchas veces el PC va lento simplemente porque tiene poca RAM y debe utilizar el disco duro como apoyo, con la lentitud que eso supone. Asegúrate de que la RAM no es un problema porque si lo fuera, la actualización de memoria RAM sería la más aconsejable. Pulsa Control-Alt-Suprimir para abrir el Administrador de Tareas. Busca en Rendimiento el consumo de RAM. Si la memoria libre es cero o cercana a cero es muy recomendable ampliar la memoria RAM de tu equipo antes de nada.

Reiniciar de vez en cuando. Ahora es común poner el equipo en hibernación o en suspensión, para mejorar los tiempos de arranque y/o no perder los programas en ejecución. Esto es correcto y muy útil pero también es necesario reiniciar de vez en cuando.

Quitar gadgets innecesarios. Desde Windows Vista, se permiten instalar Gadgets en pantalla. Eso consume recursos así que es aconsejable desactivar los que no uses. Quedan bonitos pero si el rendimiento es un problema prueba a desactivarlos.

Reinstalar sistema operativo. Como última opción está reinstalar el sistema operativo. No todo el mundo puede permitirse esto ya que hay programas instalados, datos, etc. que no se quieren o no se pueden perder o reinstalar. Pero si puedes permitírtelo y otras opciones no han dado resultado, entonces guarda previamente en un disco duro externo USB toda información que quieras mantener y reinstalar el sistema operativo formateando el disco duro. Esto devolverá tu equipo a como el primer día. Eso sí, luego tendrás que reinstalar todo nuevamente. Recuerda no instalar programas no necesarios y, entre los primeros, instala un antivirus.

Llevar a un profesional. Si lo necesitas esta es otra opción. Un profesional de la informática debería optimizar todo lo posible tu equipo, tanto hardware como software, o instalarlo con todas las garantías. Como si a un abogado, fontanero, electricista o médico se tratase, busca un informático profesional que conozca bien el trabajo, te ofrezca garantías de resultado y sea de confianza.

Conclusión

El mejor consejo es la prevención al principio y el mantenimiento durante la vida del PC. Prevención en no instalar programas no necesarios o dudosos y mantenimiento cada cierto tiempo para revisar qué programas se han instalado en el arranque del sistema o hacer limpieza de disco duro, entre otras posibilidades.

¡Suerte con la optimización!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *